944 21 50 09

Estamos en semana de estiramientos y seguro que muchas de vosotras os sentís frustradas porque no bajáis de peso. ¿Cuántas veces, a pesar de tus grandes esfuerzos, no has perdido ni un gramo? En el post de hoy te contamos cuáles pueden ser las principales causas que no te permiten perder peso como te gustaría.

5 razones posibles

El músculo pesa más que la grasa

Cuando realizas entrenamiento de fuerza, aumentas tu masa muscular y disminuyes tu masa grasa, esto hace que puedas gozar de buena salud, estés en forma y fuerte, y pierdas peso. Esto muchas veces no se refleja en la bascula ya que el músculo pesa más que la grasa ¡No dejes que te desanime! Todo es parte del proceso. A medida que acumulas más músculo, también aceleras tu metabolismo, lo que te ayudará a quemar más grasa a largo plazo.

 

Te centras más en el entrenamiento cardiovascular que en la fuerza

El entrenamiento de fuerza no sólo ayuda a aumentar la masa muscular, sino también a quemar rápidamente la grasa. ¡Incluso cuando no estás entrenando! Durante las 72 horas siguientes a cada entrenamiento de fuerza, tu cuerpo continúa consumiendo energía para reparar las micro lesiones causadas por el ejercicio.

 

No bebes suficiente agua

El agua no solo no tiene calorías, sino que además, al consumirla, estarás quemando más calorías, ya que acelera el metabolismo. Aunque la cantidad de agua para beber durante el día depende de muchos factores (edad, sexo, peso), para las mujeres vale la regla general de aproximadamente 2,7 l por día.

Duermes poco

Una mala calidad del sueño y acostarse más tarde se asocian con un aumento de la ingesta de alimentos, la mala calidad de la dieta y el exceso de peso y grasa corporal. «Se ha demostrado que la falta de sueño aumenta los refrigerios, el número de comidas consumidas por día, y la preferencia por alimentos ricos en energía» 

Tomas pocas proteínas

Cuando comemos alimentos ricos en proteínas se produce un efecto saciante prolongado. Eso por ejemplo no ocurre con los hidratos de carbono y menos con los azúcares, que tienen el efecto contrario. De esta forma, con una comida rica en proteínas nos sentiremos saciados y con más sensación de plenitud.

Call Now Button